#DataSys Slider 1

Benefits of developing smart cities

A city is considered “smart” when it adopts intensive TIC solutions and develops the capacity to create, collect, process, and transform information to improve and make its processes and services more efficient, which upgrades quality of life through the effective use of resources and better services for the citizens, such as education, health, transportation, and public safety, among others.

A city does not need to implement all services to be considered smart, as they may be linked through infrastructure, information, and common technologies.

The main challenge of a smart city is to transform information exchange into a reality, which creates added value for managers and industrial operators in the city, particularly, for its citizens.

To achieve this goal, the city must have communication infrastructure and safe data collecting and processing processes, as well as the capacity to function as an open market.

The city leader that has the vision, commitment and budget needed may be a powerful promoter in the creation of new services for the citizens and local companies.

If a smart city has a holistic strategy and a defined path towards future services, it can successfully create marketing scales for smart services.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

#DataSys Slider 1

Beneficios del desarrollo de ciudades inteligentes

Una ciudad se considera inteligente cuando adopta soluciones intensivas en TIC, y desarrolla la capacidad de crear, recopilar, procesar y transformar la información para hacer sus procesos y servicios mejores y más eficientes, permitiendo mejorar la calidad de vida mediante el uso eficiente de sus recursos, mejorándose los servicios ofrecidos a los ciudadanos, como lo son: la educación, salud, transporte y seguridad ciudadana, entre otras.

Una ciudad no necesita adoptar todos los servicios para ser considerada inteligente, éstos pueden estar relacionados a través de infraestructura, información y tecnologías comunes.

El desafío principal de una ciudad inteligente es transformar en forma real el intercambio de información, creando así valor agregado para los administradores y operadores industriales de la ciudad y, especialmente, para los propios ciudadanos.

Para lograr este objetivo, la ciudad debe contar tanto con infraestructura de comunicaciones como con procesos seguros de recopilación y procesamiento de datos, a la vez que continúa funcionando como un mercado abierto.

El líder de una ciudad que tenga la visión, el compromiso y el presupuesto necesarios,  puede ser un poderoso impulsor de la creación de nuevos servicios para los ciudadanos y las empresas locales.

Si una ciudad inteligente cuenta con una estrategia holística y una hoja de ruta hacia servicios futuros, puede crear escalas de mercado para servicios inteligentes en forma exitosa.